Buen fin para un coche viejo

No sé la verdad el tiempo que llevo viendo un coche viejo que tenía mi padre en casa, recuerdo que de pequeña lo utilizaba de hecho yo recuerdo haber montado en él y haber viajado incluso. Sé que cuando íbamos al campo mi padre dejaba a mi hermano conducirlo por el  camino y no veas lo que disfrutaba el pobre, yo creo que si me pongo un rato más saco mucha más anécdotas de ese viejo coche. La verdad que ahora cada vez que voy de visita a casa de mis padres lo suelo ver en el garaje y la verdad que creo que es cuando realmente me he puesto a recordar, los buenos momentos que hemos pasado con él, lo que pasa que ya te vas haciendo mayor, nos fuimos a estudiar y cuando volvimos mi padre ya se había comprado uno nuevo, madre mía no era de extrañar hay que ver la tralla que había dado el otro, no lo recuerdo muy grande pero para los cuatro a nosotros nos bastaba y sobre todo lo que recuerdo es la cara de felicidad de mi padre cuando lo conducía, he de decir que para la época ere un coche muy bueno y que muy pocas familias se podían permitir es por eso que le teníamos tanto cariño, fue comprado con mucho esfuerzo por parte de mi padre.

Bugatti para desguace

La verdad que ahora que lo veo casi a diario pienso en lo que hace ahí, en el tiempo que lleva ocupando una plaza y que realmente no sirve para nada. La otra tarde hablé con mi padre ya que me estuve informando sobre lo que se podía hacer con un coche de estas características, pero claro el hombre dice que le da mucha pena que fue su primer coche el que compró junto a mi madre y que lo guarda de una manera sentimental, pero claro seamos realistas ese coche ahí flaco favor nos hace a todos. Le estuve hablando de una página web que había encontrado en internet llamada http://www.cochesparadesguace.com donde lo tasaban con un precio el más alto del mercado y de esa manera le ganaba dinero y se deshacía de él, pero la verdad que no hubo manera de convencerlo dice que cuando muera que hagamos lo que queramos con él pero que mientras tanto el coche se queda donde está. Por lo que ni dos palabras más desde luego sus deseos son órdenes para mí.

chetos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *